comunicación | imágenes

Campamento Tercera Esperanza Alto Hospicio

El Comité Ciudadano Solidaridad de Tarapacá entrega ayuda a las familias del campamento Tercera Esperanza en Alto Hospicio. La iniciativa integra a académicos y activistas de derechos humanos.

Durante la vocería del pasado 17 de abril, el ministro de salud de Chile, Jaime Mañalich, acusó a la comunidad migrante.  Señaló que no han sido posibles los testeos masivos para detectar coronavirus, ya que personas en situación irregular se habrían negado por temor a ser expulsados.

Las palabras del ministro tuvieron respuesta por parte de María Emilia Tijoux, Coordinadora Nacional de Inmigrantes.  Sostuvo que que «de cierto modo se está naturalizando, normalizando el hecho de que las y los migrantes sean sujetos de peligro».

Asimismo, a través de un comunicado, la coordinadora nacional explicó.  «En el contexto de tales declaraciones, resultan evidentes las manifestaciones de xenofobia y racismo contra la población inmigrante».

En el campamento tercera esperanza de Alto Hospicio, habitan principalmente familias migrantes latinoamericanas.  Los altos precios de los arriendos en Iquique obligan al traslados hasta los campamentos ubicados en el sector La Pampa.

En medio de la crisis desatada por el SARS CoV2, parte de la población mundial mantiene las medidas preventivas para evitar la propagación del virus.

Según explica Arturo Ziede, coordinador del Comité Ciudadano de Solidaridad de Tarapacá, «el 25% de la población de Alto Hospicio vive en condición de pobreza.  Los habitantes del campamento deben cancelar tres mil quinientos pesos por el agua potable que traslada el municipio».  

Sin embargo, la entrega del elemento vital «no beneficia a todos los pobladores.  Solo a quienes cuentan con el permiso de estadía vigente, el resto simplemente no tiene acceso al agua potable».

Las familias, que antes de la pandemia trabajaban en el comercio informal,  viven en cuartos forrados con cartón y palos. «Buena parte de los terrenos donde hoy existen tomas y campamentos, fueron vertederos», aseguró Arturo Ziede.

Durante los últimos tres meses el comité entrega ayuda solidaria a ochenta familias del comedor de la Dignidad Minka. «Tratamos de ser un nexo con las personas y organizaciones que se quieran sumar, para abordar los conflictos y crear mecanismos para generar un corredor de ayuda a los campamentos de Alto Hospicio», complementó Ziede.

Ir arriba